Inicio

 

AilantoAILANTHUS ALTISSIMA, ailanto, árbol del cielo, árbol de los dioses o falso zumaque, es un árbol ornamental muy utilizado en jardines públicos en el sur de Europa, originario de China. De crecimiento rápido, es muy resistente a la contaminación.
Alcanza una talla de 17 hasta 27 metros. Puede llegar a vivir de 40 a 50 años. Es de hoja caduca.
El tronco es de corteza gris y agrietada, con tonos castaños en ejemplares de mayor edad. Las hojas son largas y pecioladas; desprenden el olor desagradable que caracteriza a esta especie. El fruto es una sámara que se dispersa de forma muy eficiente; manteniéndose muchas veces en al árbol cuando ha perdido ya toda la hoja, en espera de ráfagas de viento.
En España, se ha convertido en una especie silvestre invasora por su rápido crecimiento y su capacidad para prosperar en cualquier lugar, formando densas arboledas en los márgenes de las carreteras y en espacios degradados (solares, descampados).
Es resistente a la contaminación y a gran parte de inclemencias ambientales, fabrica una enorme cantidad de frutos al año, y tiene una gran capacidad de rebrote. Además, afecta de forma directa a la organización y al funcionamiento del ecosistema en el que se instaura, ya que reduce la cobertura vegetal del estrato herbáceo por la proyección de sombra y la liberación de sustancias alelopáticas a través de sus raíces, incrementa la cobertura del estrato arbóreo, reduce la biodiversidad y la riqueza de especies e incrementa la dominancia en favor de sí mismo.
Crece en zonas no colonizadas por otras especies; no es un árbol forestal. Debido a su potencial colonizador y constituir una amenaza grave para las especies autóctonas, los hábitats o los ecosistemas, ha sido catalogada en el Catálogo Español de Especies exóticas Invasoras, aprobado por Real Decreto 1628/2011, de 14 de noviembre, estando prohibida en España su introducción en el medio natural, posesión, transporte, tráfico y comercio.
Se introdujo desde China a mediados del siglo XVIII, por su crecimiento rápido, y siguiendo la moda china de la época, con la intención de repoblar los montes, sin embargo, la mala calidad de la madera y sus desfavorables características hicieron fracasar el proyecto.
Propiedades
Principios activos: contiene glucósidos, resina, esencia acre, taninos, mucílagos.
Indicaciones: es astringente, antihelmíntico, antidiarréico, rubefaciente, emético. Debe actuarse con prudencia en su empleo por vía interna, ya que una dosis excesiva tiene en primer lugar un efecto purgante y después emético.
Otros usos: las hojas se utilizan para fabricación de papel y como colorante amarillo para la lana.
Taxonomía
Las primeras descripciones científicas del ailanto se hicieron poco después de que se introdujo en Europa por el jesuita francés Pierre Nicholas d’Incarville. D’ Incarville había enviado semillas desde Pekín a través de Siberia a su amigo el botánico Bernard de Jussieu en la década de 1740. Se creyó que las semillas enviadas por d’Incarville eran de un árbol parecido y de gran importancia económica, el Toxicodendron vernicifluum, que había observado en la región del bajo Yangtsé, más que del ailanto. D’ Incarville adjuntó una nota que indicaba esto, lo que causó gran confusión taxonómica en los siguientes decenios. En 1751, Jussieu plantó algunas semillas en Francia y envió a otras a Philip Miller, el superintendente del Chelsea Physic Garden, y a Philip C. Webb , el dueño de un jardín de plantas exóticas en Busbridge, Inglaterra.
La confusión en el nombre comenzó cuando el árbol fue descrito por los tres hombres con tres nombres diferentes. En París, Linneo dio a la planta el nombre de Rhus succedanea, mientras que popularmente era conocido como grand vernis du Japon. En Londres, las muestras fueron llamadas por Miller Toxicodendron altissima y en Busbridge fue llamado en el antiguo sistema de clasificación como Rhus Sinese foliis alatis. Hay registros existentes de la década de 1750 de disputas sobre el nombre adecuado entre Philip Miller y John Ellis, curador del jardín de Webb en Busbridge. Más que resolver la cuestión, pronto aparecieron más nombres para la planta: Jakob Friedrich Ehrhart observó una muestra en Utrecht en 1782 y la llamó Rhus cacodendron.
La cuestión fue aclarada un poco en 1788 cuando René Louiche Desfontaines observó las sámaras de los especímenes de París, que todavía hayan sido etiquetados como Rhus succedanea, y llegó a la conclusión de que la planta no era un zumaque. Publicó un artículo con una descripción ilustrada y le dio el nombre de Ailanthus glandulosa, colocándolo en el mismo género que las especies tropicales entonces conocidas como A. integrifolia (hoy, A. triphysa). El nombre se deriva de la palabra ambonesa Ailanto, que significa “árbol de cielo” o “árbol que alcanza el cielo”. Le dio como nombre específico glandulosa en referencia a las glándulas en las hojas; ese nombre perduró hasta fecha tan tardía como 1957, pero al final resultó inválido por un homónimo tardío a nivel de especie.El nombre de la especie actual proviene de Walter T. Swingle que fue contratado por el Departamento de Estados Unidos de Industria de Plantas. Decidió transferir el nombre específico más antiguo de Miller al género de Desfontaines, dando como resultado el nombre hoy aceptado de Ailanthus altissima. Altissima es la expresión en latín que quiere decir “el más alto”, y se refiere a las alturas que el árbol puede alcanzar.

 

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s